Categorías
Chicos Consejos Información

Prácticas peligrosas para ocultar el pecho y como elegir un buen Binder

Tanto los chicos trans como algunas las personas no binarias nos hemos visto ante una de las disforias más comunes: el pecho. Debemos entender que, si acabamos del salir del huevo, puede que no tengamos los recursos necesarios para obtener ese cispassing deseado, o un binder en condiciones. Sin embargo, algunas de las prácticas «caseras» recomendadas en muchas webs no son adecuadas.

Hoy, en GenderLens, vamos a hablaros sobre los peligros de estas prácticas, y os daremos consejos sobre cómo escoger un buen binder.

Muchas de las personas que usamos o hemos usado binders para ocultar el pecho, hemos buscado información sobre maneras de hacerlo. Algunas de ellas no son en absoluto recomendables, pese a lo que puedan decir muchas webs o muchas personas poco informadas.

En algunos lugares, hemos podido leer cosas tales como que es recomendable utilizar vendas para comprimir el pecho. Algo totalmente desaconsejado, ya que puede causar no solamente daños a corto plazo en nuestro pecho, sino complicaciones en una posterior operación de mastectomía, además de una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama, en especial durante las etapas de crecimiento o desarrollo del cuerpo.

Solo tenemos un cuerpo,
tenemos que cuidarlo

Hay productos que se venden en webs como AliExpress que podrían servir para comprimir el pecho, como fajas, por ejemplo, o binders de baja calidad. Pero volvemos al mismo problema: son productos pensados para otros fines muy diferentes, y no es ni de lejos lo más aconsejable. Sabemos que la disforia a veces puede resultar muy complicada de llevar, pero hay que resistir la tentación de caer ante este tipo de prácticas, y debemos ser fuertes, recordando que todos los cuerpos son válidos.

Ojo, que no con estos dos ejemplos anteriores queremos decir que todo tipo de práctica para ocultar el pecho sea necesariamente mala. Hay algunos trucos, como por ejemplo, el utilizar varias capas de ropa, que pueden servir a la mayoría de las personas. De esta forma, no aplastamos el pecho, evitando esa incomodidad, evitando los problemas de los métodos mencionados anteriormente, y logramos nuestro objetivo, aunque el precio sea pasar algo de calor (por favor, sean conscientes, y dense cuenta de que si hace mucho calor, es mejor no utilizar este método).

«El fin NO justifica los medios»

Hemos de distinguir los productos que están preparados, por ejemplo, para hacer cosplay, de aquellos que sirven de verdad para nuestro propósito. Las fajas preparadas para cosplay son más endebles, duran menos, siguen costando dinero, y además de ello, no proporcionan un resultado tan bueno como los binders realmente preparados. Además, acaban haciendo más daño a la larga, tanto incluso como vendarse el pecho.

Y se preguntarán: si el comprimir el pecho puede causar esos problemas, ¿por qué entonces gastar dinero en un binder? La respuesta es muy simple, y es que los binders, especialmente los especializados para personas trans, están meticulosamente diseñados para poder aguantar más tiempo sin estropearse (sí, los binders pueden llegar a estirar), o para hacer el menor daño posible.

Otra de las cosas que podemos tener en consideración a la hora de escoger un binder, es su diseño. Hay algunos que son tipo camisa completa, otros de estilo media camisa, etc. Podemos encontrar varios tipos de diseño, y hemos de plantearnos cuál nos hará sentir mayor comodidad en nuestro día a día.

No hay que usar una
talla que no nos valga

Y eso es importante de remarcar. Concretamente, porque en muchos lugares hemos visto recomendaciones sobre comprar tu binder una o dos tallas más pequeño de lo que realmente deberías comprarlo solamente para lograr el objetivo de ocultar mejor el pecho. Esto es muy desaconsejable, porque de nuevo, estaremos forzando a nuestro cuerpo a soportar una presión que, no solo no debería recibir, sino que además, amplificamos por llevar menor talla.

Esto puede provocar problemas respiratorios en tu día a día, dificultad para moverte, fuertes dolores de espalda, y más complicaciones, sumadas a las que mencionábamos al principio. No forzarse demasiado es importante a la hora de usar un binder. Y de eso es de lo que vamos a hablar ahora.

Antes de entrar al lío,
un par de consejos

Por mucho que nos compremos el mejor binder del mundo, hemos de recordar que estamos hiriendo nuestro cuerpo. Así que, les dejaré unas recomendaciones a la hora de usar el binder.

Una de ellas, y quizá de las más importantes, es no usar el binder más de ocho horas seguidas. He conocido gente que usa el binder hasta para dormir, y créanme, no es bueno para su salud. Usar el binder mucho tiempo nos devuelve a lo mismo de lo que llevamos hablando todo el artículo. Se que soy pesado, pero un binder es un parche para nuestra salud mental, el cual no nos sirve de nada si rompemos nuestra salud física.

Otro consejo que les puedo dar, es no hacer ejercicio o trabajar con el binder puesto. Muches niñes trans han tenido problemas en los colegios, en las clases de educación física, por este motivo. Asfixias, sobre todo en horas de calor, problemas de higiene, llagas, cortes, etc, son algunas de las consecuencias de usar el binder para esto.

Personalmente, hace un tiempo fui a una prueba de trabajo, donde estuve once horas trabajando de camarero. Fui con el binder, y para cuando terminé, la asfixia y el dolor de espalda me estaban matando, hasta tal punto que al día siguiente no me pude levantar de la cama.

Es importante saber como colocar el pecho para no hacernos daño con el roce y la presión. Hay que colocarlo como si fuéramos a usar un sujetador, y ligeramente hacia los lados. Por mucho que queramos aplanar el pectoral, no debe usarse dejando el pecho trillado o caído. También es aconsejable darse unos masajes tras retirar el binder, para dejar fluir bien la sangre en la zona y evitar bultos.

Como último consejo, es importante lavar a nuestro amigo el binder. El binder puede y debe lavarse frecuentemente, preferiblemente a mano, con agua fría, y luego se debe tender. Meterlo en la secadora, la lavadora o usar agua caliente puede comprometer el estado del binder, ayudando a que estire o encoja, según su tejido. Y hablando de tejidos, cuidado con las telas y las alergias.

¿Dónde puedo
comprar mi binder?

Una web de las más conocidas, y que yo considero de mucha utilidad, es gc2b. En esta web podemos encontrar muchos diseños y colores de binder, tanto adaptados a distintos tonos de piel como fantasía, lo cual es un plus, ya que usar un binder negro y una camisa blanca puede resultar poco discreto, según la ocasión. Suelen tener muchas promociones a lo largo del año, así que hay que estar pendiente para aprovechar las rebajas.

Esta web trabaja de forma internacional, por lo que vivas donde vivas, podrás comprar aquí los artículos que mejor te vengan. Les dejamos aquí el enlace a la web europea de gc2b.

Otra buena web para comprar este tipo de productos es Translingerie. Es una tienda española creada por una persona trans, donde vende productos de lencería para personas trans. Sus productos son artesanales y exclusivos, por lo que pueden tener la certeza de que lo que miren en su web, no lo encontrarán en otro sitio.

No solamente se comprometen a hacer los envíos de forma discreta, sino que también, como gc2b, hace envíos internacionales. Para más información, aquí os dejamos su enlace.

Una opción más es LoveMouse, una tienda de México con venta de productos especializados para personas trans, y algunos de carácter sexual. Desde 2012, han estado trabajando para ayudar a la reapropiación del cuerpo de personas trans, tanto binarias como no binarias.

También realiza envíos de forma internacional, por lo que no deja de ser una opción más independientemente de dónde vivas. Y de nuevo, aquí el enlace a su web. Una ventaja, es que si eres de México, puedes concretar una cita para conocer mejor los productos.

Hasta aquí, el post de hoy. Esperamos que les haya sido de utilidad, y que les haya gustado. No duden en compartirlo, y en compartir sus experiencias u otras webs o tiendas que conozcan, sean de donde sean. A alguien siempre le pueden venir bien. ¡Hasta otra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *